Talla del diamante

  1. El destello de un diamante de buena talla puede hacer que parezca más grande de lo que se puede esperar en base al peso en quilates únicamente.

  2. La talla es tan importante para la belleza general del diamante que los gemólogos de Blue Nile recomiendan adquirir el grado de talla más alto dentro de su presupuesto.

  3. Todos los diamantes tienen distintos grados de brillo, centelleo y fuego, pero un diamante de buena talla siempre será hermoso.

  4. Los diamantes de talla deficiente tendrán una apariencia opaca o vidriosa y también pueden tener áreas oscuras por las que la luz se escapa por la parte inferior del diamante.

  5. Los términos "forma" y "talla" frecuentemente se usan como sinónimos, pero, mientras que la forma describe la figura del diamante, como redondo u ovalado, la talla es un grado que hace referencia al retorno de luz del diamante o, como generalmente lo consideramos, el destello.

  6. Los diamantes con grados de talla superiores cuestan más, no solo porque son menos frecuentes sino también por la habilidad y la experiencia necesaria para que el cortador de diamantes produzca una gema tan hermosa. Asimismo, se necesita mucho más tiempo para producir una piedra bien cortada.

Color del diamante

  1. El ojo humano tiende a detectar el destello (el rendimiento ante la luz) antes que el color. Es por esto que el color se considera generalmente la segunda característica más importante al seleccionar un diamante, después de la talla.

  2. A medida que se incrementa el tamaño del diamante, el color se hace más notorio. Es muy importante recordar esto si desea comprar un diamante de dos quilates o más grande.

  3. La diferencia visible entre los diamantes de un grado de color, por ejemplo, de G a H o de I a J, es tan poco significativa que es difícil detectarla a simple vista. No obstante, el ahorro puede ser considerable.

  4. Las formas de diamantes que reflejan más luz (es decir, que tienen más destellos), como el diamante redondo o princesa, pueden disimular un poco el color del diamante.

  5. El tipo de metal en el cual se engarce el diamante puede complementar su color. Se recomienda engarzar los diamantes con graduación I o J en oro amarillo. El oro blanco o el platino son el mejor complemento para los diamantes con un grado de color de D a H.

Claridad del diamante

  1. La mayoría de las imperfecciones son tan pequeñas que no pueden detectarse a simple vista.

  2. Si dispone de un presupuesto limitado, puede ser posible adquirir un diamante con una imperfección visible, pero ocultarla debajo de una de las puntas del anillo, donde nunca se la verá.

  3. A medida que se incrementa el tamaño del diamante, también aumenta el tamaño de las facetas. Dado que las facetas son esencialmente ventanas al diamante, aumenta la importancia de adquirir un diamante con un grado de calidad mayor.

  4. Los diamantes con talla Asscher y esmeralda están diseñados con facetas largas que destacan la transparencia por sobre el destello. Para estos diamantes, los gemólogos de Blue Nile recomiendan adquirir un diamante con grado de calidad de VS1 o superior, para garantizar que las imperfecciones no sean visibles.

Quilate del diamante

  1. El peso en quilates en sí mismo no proporciona una imagen precisa del tamaño del diamante, pero debe considerarse en conjunto con la medida en milímetros de la parte superior del diamante y con su grado de talla.

  2. Los precios de los diamantes aumentan a medida que se incrementan los quilates enteros o medios quilates. Para obtener el mejor valor, busque diamantes que estén inmediatamente por debajo de esos tamaños. Por ejemplo, compre un diamante de 0,97 quilates en lugar de uno de un quilate. No habrá una diferencia visual en el tamaño, pero el ahorro puede ser considerable.