Los diamantes son una de las sustancias más duras de la tierra y son extraordinariamente resistentes al daño por calor y a las rayas. Pero esto no significa que los diamantes sean indestructibles. Pueden astillarse y romperse, y son especialmente vulnerables en el filetín. Engarzar los diamantes en una montura que ofrezca una protección relativa puede ayudar a mantenerlos más seguros.

Al llevar puesto su diamante, debe recordar que lo tiene en el dedo y quitárselo cuando realice cualquier tipo de actividad que pueda exponerlo a sustancias agresivas o a un golpe fuerte. Por ejemplo, esto puede incluir: trabajar en el jardín, lavar la vajilla, hacer ejercicios intensos, etc.

Limpieza y mantenimiento de su diamante

Por llevarlo puesto todos los días, el diamante está expuesto a la suciedad, al polvo, a la transpiración, al maquillaje y a los aceites naturales de la piel, así como a los químicos del hogar, como el cloro y el fijador para el cabello. Con el tiempo, estos materiales se acumulan sobre el diamante, opacando su belleza natural.

Afortunadamente, limpiar un diamante es fácil y requiere muy poco tiempo. Sumerja su diamante en una solución de una parte de amoníaco y seis partes de agua. Sumerja un cepillo muy suave, como un cepillo de dientes de cerdas suaves, en la solución y páselo suavemente sobre el diamante para aflojar la suciedad. Tenga cuidado al pasar el cepillo por el metal de su montura, ya que esta puede rayarse si no se la limpia con delicadeza. Por último, enjuáguelo bien para renovar el brillo.

También puede limpiar un diamante siguiendo las indicaciones de un limpiador de joyas no abrasivo. Estos limpiadores se consiguen en la mayoría de las tiendas o farmacias. Asegúrese de que el limpiador de joyas especifique que es seguro para utilizarlo en diamantes y en el metal de su montura. Después de la aplicación del limpiador de joyas, use un paño suave para retirar cualquier suciedad o residuo que haya quedado.

Recomendamos que envíe el diamante para una limpieza e inspección profesional una vez cada seis meses o si sufre algún tipo de golpe, como si se lo deja caer o se lo golpea contra una superficie dura. Estas inspecciones ayudan a prevenir la pérdida de su diamante solitario en caso de que su anillo haya sufrido algún daño inadvertido. Blue Nile proporciona este servicio de forma gratuita a nuestros clientes. Comuníquese con nosotros al teléfono servicio@bluenile.com o 00800 2583 6453 desde Portugal, 0800 206 1160 desde el Reino Unido 00353 1 899 1351 desde todos los demás países de la Unión Europea para obtener más información.

Cómo guardar sus joyas con diamantes

Debido a su grado de dureza, los diamantes pueden rayar otros diamantes, gemas y metales de joyas. Esta es una de las formas más comunes en las que se dañan las joyas. Por este motivo, guarde todas las joyas, especialmente las que tengan diamantes, en bolsas de tela suave individuales cuando no las lleve puestas.

Seguro de su diamante

Dado que es posible que se produzca un accidente inesperado, es muy recomendable que asegure su diamante contra pérdidas, robo y daños.

Blue Nile tiene un acuerdo con T H March para que le ofrezcan información sobre los beneficios de asegurar sus joyas. Más información.